Con las manos más vacías aún

El Rayadito no pasó del 0-0 ante River en su último partido como equipo de Primera, y, aparte de perder la categoría, quedó fuera de la Liguilla del Torneo Clausura. Se quedó sin nada en estos dos años en la División de Honor, en donde perdió mucho más de lo que ganó. Ahora, a pensar en cómo y para qué volver.

El viernes San Lorenzo se despidió de la Primera División con un empate sin goles frente al Kelito, en un juego parejo que cualquiera de los dos pudo haber ganado. Sin embargo, faltó precisión en las jugadas de gol y al conjunto de Roberto Torres no le bastó para por lo menos, estando descendido, jugar la Liguilla.

El Rayadito vuelve a la División Intermedia y no la tendrá nada fácil, ya que serán 18 los equipos participantes y los cupos serían cuatro, de manera a que la Primera vuelva a ser de 12 equipos y no solo de 10, como de manera excepcional será el año que viene.

San Lorenzo cerró dos años muy pobres en la División de Honor, peleando netamente por la permanencia, objetivo que lo logró a duras penas la temporada pasada, con jornadas inolvidables, como las goleadas sobre Sol de América y Luqueño, así como las victorias ante Cerro Porteño. Sin embargo, perdió muchísimos partidos, y las pobres campañas realizadas derivaron a un descenso que no es para nada una casualidad.

Otra materia que quedó pendiente para el conjunto de la Ciudad Universitaria fue la de clasificar a una competencia internacional, cosa que sí logró River en sus dos años, al igual que 12 de Octubre y Guaireña que también lo consiguieron.

Volver a la Intermedia es volver a empezar de cero. Nuevo entrenador, sin ninguna duda, nuevo plantel y quizá nuevos dirigentes. El objetivo a corto plazo claramente será el retorno a Primera, y mucho no tendría que costarle. El tema es a largo plazo… ¿qué herramientas tendrá a disposición para lograr esas metas?

Comentarios de Facebook